xxx

El riesgo sísmico de un sitio se relaciona con la intensidad de los movimientos sísmicos que se esperan en el lugar y con la frecuencia con que se exceden movimientos de distintas intensidades. El riesgo del lugar dependerá de la sismicidad de las regiones que se encuentran a distancias tales que los sismos en ellas generados pueden producir efectos apreciables en el sitio.






















xxx

Por su ubicación dentro de cuatro de las seis regiones generatrices de ciclones en el mundo, la República Mexicana es altamente propensa a estos fenómenos, principalmente en el territorio de Tehuantepec, Región Oriental del Mar Caribe, Sonda de Campeche y Región Oriental del Atlántico.

En promedio, anualmente se presentan 25 ciclones con vientos mayores a 63 Km/h:

Aproximadamente 15 ocurren en el Océano Pacífico y 10 en el Atlántico. 4 de estos ciclones inciden con fuertes vientos (Nivel III o mayores).

Realizamos el análisis de incidencia ciclónica en las ubicaciones de interés y evaluación del riesgo por la afectación del viento, lluvia, marea y oleaje en las estructuras.
















xxx

Por su situación geográfica la República Mexicana se ve afectada por lluvias derivadas de diversos fenómenos hidrometeorológicos. En verano, el país está sujeto a la acción de ciclones tropicales. Durante el invierno, es afectado por frentes polares originados en latitudes altas que viajan hacia el sur y causan fuertes precipitaciones en todo el país, sobre todo en el norte.

A estos fenómenos se suman los efectos orográficos y las precipitaciones originadas por fenómenos convectivos, los cuales producen tormentas muy intensas aunque de poca duración y extensión.

Esta diversidad de fenómenos produce condiciones extremas de inundación. Las inundaciones ocurren prácticamente en todo México. Existen 47 ríos importantes, mismos que fluyen en tres diferentes vertientes: del Golfo, Pacífico y del interior. Prácticamente cada año, se producen inundaciones derivadas del desbordamiento de los grandes ríos.

Las regiones del país más vulnerables son donde el periodo de lluvias es más prolongado y abundante, como sucede en la llanura tabasqueña donde los ríos son permanentemente caudalosos. El escurrimiento también afecta a las partes bajas y no necesariamente por lluvia directa. Las zonas costeras también están expuestas debido a la presencia de ciclones tropicales. En las cuencas que han sido urbanizadas, los daños que las inundaciones producen son cada vez mayores debido a que las modificaciones en el terreno alteran los coeficientes de escurrimiento, dando como resultado crecientes mayores. En la ciudad de México, a pesar de las grandes inversiones en infraestructura para el drenaje y control de avenidas, cada año se producen pérdidas considerables.

A través del análisis de mapas de precipitación máxima, registros de inundaciones históricas, topografía del sitio y las características fisiográficas de la cuenca, los Ingenieros de ERN evalúan el riesgo de inundación en una ubicación específica

















xxx

Una tormenta eléctrica presenta relámpagos y truenos, producidos por cumulonimbus, nubes densas verticales, donde se generan intensos vientos y lluvia, y en ocasiones granizo. Afectan áreas relativamente pequeñas en comparación con los huracanes y tormentas de invierno. Una tormenta eléctrica típica tiene 25 km de diámetro y dura aproximadamente 30 minutos. Cerca de 1,800 tormentas eléctricas están ocurriendo en este momento alrededor del mundo. Esto implica un total de 16 millones de tormentas eléctricas al año.

A pesar de la reducida área que abarcan, las tormentas eléctricas son muy peligrosas por los muertos y heridos que en ocasiones provocan.

Las zonas más afectadas por las tormentas eléctricas en la República Mexicana están en los estados de Chiapas y Jalisco, y en menor medida regiones de Tabasco, Veracruz, Hidalgo, Querétaro y San Luis Potosí.



















xxx

Las tormentas de granizo son precipitaciones en forma de hielo que están relacionadas con las tormentas eléctricas. En función de la cantidad y del tamaño del granizo, será la magnitud del posible daño.

En zonas rurales destruyen siembras y plantíos, y en ocasiones provocan la muerte de animales de cría. En zonas urbanas provocan problemas de tránsito y daños a viviendas precarias, naves industriales y áreas verdes, debido tanto a la acumulación sobre techos como a la obstrucción del sistema de drenaje, lo que produce severas inundaciones.

La mayoría de las tormentas de granizo ocurren durante el verano entre los paralelos 20 y 50 tanto en el hemisferio norte como en el sur. En la República Mexicana se registran granizadas principalmente en los estados del centro y en partes aisladas de los estados del norte del país. Las regiones del país que con mayor frecuencia son afectadas, son las ciudades de Puebla, Pachuca, Tlaxcala, Zacatecas y el Distrito Federal donde se tiene la mayor incidencia durante los meses de mayo, julio y agosto.


















xxx

Aunque la capacidad destructiva de un volcán es notable sobre todo en pocos kilómetros a su alrededor, los daños que los volcanes han causado a ciudades o estructuras civiles en México no han sido importantes en términos de primas pagadas por parte de compañías de seguros. Sin embargo, el crecimiento de los poblados y ciudades, muchas veces en forma desordenada, ha generado el desarrollo de asentamientos humanos en zonas menos aptas y de mayor riesgo. Este es el caso de poblaciones cercanas a volcanes muy activos como el Popocatépetl, el Volcán de Fuego en Colima y el Tacaná en la frontera con Guatemala, entre otros.

Aunque todos los volcanes tienen características destructivas distintas, en términos generales podemos decir que los peligros asociados a erupciones volcánicas son los flujos de lava, caída de ceniza, flujos piroclásticos y lahares.

Sin considerar la posibilidad de surgimiento de volcanes nuevos que generarían destrucción total a su alrededor, los daños en una erupción volcánica se pueden esperar en:

• Drenaje y abastecimiento de agua

• Edificios, naves industriales y puentes

• Comunicaciones y transportes

• Agricultura y ganadería

• Contenidos en inmuebles

La elaboración de mapas de peligro volcánico es complicada, ya que se necesita la combinación de diferentes factores como la topografía, vías de comunicación y las trayectorias más probables de flujos de origen volcánico. Para determinar los puntos de mayor riesgo en los alrededores de un volcán se emplean varios mapas, entre los que se encuentran:

• Área de estudio

• Topografía del volcán

• Accesibilidad: distancia a poblaciones y caminos

• Mapa de peligros

• Mapa de pendientes

• Accesibilidad: distancia a caminos considerando la pendiente

• Obtención de coeficientes de peso


















xxx

El factor de amenaza o peligro está asociado con la probabilidad de que se presente en un sitio específico y en un tiempo determinado una velocidad del viento extraordinaria que pudiera producir efectos adversos en las construcciones. Las zonas de mayor peligro en México se encuentran principalmente en las zonas costeras de Baja California, Sinaloa, Tamaulipas, Yucatán y Campeche.

Cada vez que un huracán incide sobre el territorio nacional deja a su paso daños ocasionados por los vientos. Los estudios de evaluación de daños que se realizan no establecen una correlación entre los daños y los vientos que lo causaron. Esto es, la experiencia de haber vivido un huracán en la zona no se clasifica de manera que permita a la sociedad aprender algo de dicha experiencia y mejorar su preparación para futuros eventos similares. En todo caso, resulta una experiencia de valor sólo para personas o instituciones aisladas, adoleciendo de una inadecuada difusión.

Los lugares en que los efectos del viento suelen ser más desfavorables son (Rosengaus, 1998)

• La periferia de las zonas urbanas

• Regiones topográficas con pendiente ascendente en dirección del viento

• Estructuras u objetos de gran altura: edificios, torres, árboles de gran altura y líneas de alta tensión, entre otros

• En zonas donde el viento puede transportar proyectiles (estructuras, objetos, vegetación, entre otros) y producir daños por impacto

• Zonas poco rugosas (litoral o planicies)

Una estructura se puede dañar parcial o totalmente debido a ( Alanís, et al., 1993 ):

• Presiones en exteriores e interiores

• Succiones en la parte posterior de los cuerpos

• Lanzamiento de cuerpos de peso medio

• Impacto de cuerpos arrastrados por el viento

• Efectos adicionales por la acumulación de carga arrastrada por el viento (tierra, grava o nieve)

• Inestabilidad aerodinámica en estructuras de poco peso como cables de transmisión de energía eléctrica y puentes colgantes y atirantados

• Vibraciones de cuerpos esbeltos como chimeneas y torres, entre otros



















xxx

El oleaje y la marea de tormenta generados por huracanes o ciclones tropicales son dos de los fenómenos naturales con mayor poder destructivo y que más muertes causan a nivel mundial. En 1900 la población de Galveston, Texas, fue sorprendida por la marea de tormenta matando a 6,000 personas y arrasando la ciudad. Más recientemente, en 1970, Bangladesh fue azotado por grandes olas ciclónicas que mataron a 300,000 personas. En poco tiempo, zonas costeras pueden ser arrasadas por el impacto de olas de gran tamaño provocando que las construcciones y edificaciones ahí situadas colapsen parcial o totalmente. El oleaje y la marea de tormenta representan un serio peligro tanto para la navegación en altamar como en el interior de las bahías de abrigo, y para plataformas marinas y estructuras portuarias.

Los daños a las estructuras se generan por el continuo y violento golpeteo sobre éstas y por la inundación de las partes bajas de las instalaciones como jardines, albercas, planta baja y sótanos. Entre los daños se encuentran la socavación de cimientos en edificios, daños en muros de contención, erosión de playas y litorales, naufragio o daño de embarcaciones, destrucción de las instalaciones portuarias, destrucción de las instalaciones en playa como restaurantes y albercas.





















barra-riesgos-naturales